lunes, 12 de diciembre de 2016

ORIOL: EL CEREBRO COMO RECEPTOR, Y LA MENTE UNIVERSAL. 12 - 12 - 16

                                                          



Oriol 12-12-16


-EL CEREBRO COMO RECEPTOR, Y LA MENTE UNIVERSAL-


Oriol, Escritor y Terapeuta.

Es totalmente necesario que nos adentremos en comprender, de qué forma actúan las alarmas de nuestra propia experiencia personal, como seres humanos aquí en nuestra realidad. Estas se representan de múltiples formas, a la vez que nos hacen partícipes de poder trascender todas esas energías que nos limitan, y nos hacen vivir sometidos a una sensación de no avanzar, debido a esta entrega constante de energías en ese punto en concreto, de nuestra proyección o personalidad. Nuestro sistema mental opera de una forma, a través de nuestro cerebro, que tan solo procesa la información que nosotros le enviamos.

Esta actúa dentro de la misma expresión que le entregamos, de esta forma si es positiva sentiremos liberación y bienestar, mientras que si es negativa se repetirá una y otra vez en nosotros, hasta que no seamos conscientes de ello y la podamos transformar. Si actuáramos a nivel mental, nos sería mucho más fácil cambiar esas energías que podemos citar, como patrones o bloqueos que se quedan directamente impresos en nuestros cerebros. Es importante que entendamos esta información, para dar un paso más adelante con lo que os quiero mostrar. La mente almacena información unida a una mente mayor, la cual de forma constante opera a través del Espíritu.

Por otra parte, el cerebro es el receptor que ejerce, que nuestros pensamientos y emociones actúen de tal o cual forma, procesando desde un aspecto positivo o negativo, dependiendo del estado de ánimo a través del cual éste, sea generado. ¿Podemos cambiar nuestros pensamientos y emociones? Por supuesto que podemos, lo curioso es que estos se quedan impregnados en nosotros, y nos impiden encontrar la forma de poder disolverlos. Aquí os mostraré una pequeña forma, de poder hacerlo. Como os decía anteriormente, nosotros mismos generamos que esos pensamientos vuelvan a nosotros, como rayos de energía que nos hace prestarles atención.

Hemos de ser capaces de ir al origen de esa emoción o sentimiento, y reorganizar su función en nosotros. Contra más tiempo estemos, dejando que este se ocupe de nosotros más influencia habrá y más trabajo nos dará, poderlo transformar. En ese caso, tendremos que actuar de forma más constante para que esté, deje de influir en nosotros. Todo se puede lograr, con Amor hacia uno mismo y perseverancia en lo que hacemos. Nada es imposible, si somos capaces de afrontar nosotros mismos nuestras propias debilidades. A mayor conexión con quienes somos, mayor es el poder que ejercemos a través de este.

Oriol, gracias por su lectura y difusión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario